Las empresas pueden controlar a sus trabajadores

Atlas Detectives

Las empresas pueden controlar el correo profesional de sus trabajadores siempre que se reúnan una serie de requisitos.

Esto se deduce de una reciente sentencia dictada por el Tribunal de Estrasburgo en relación a una demanda emitida por una ciudadano rumano contra la empresa en la que trabajaba por haber enviado correos particulares desde la cuenta de correo de la empresa.

Según esta sentencia el control sistemático e indiscriminado de los correos profesionales por parte de las empresas sería una vigilancia permanente de los trabajadores y atentaría contra la propia dignidad humana.

Pero esto no significa que, bajo unos estrictos criterios aplicables, la dirección de la empresa no pueda velar por sus intereses en relación al uso privado de las nuevas tecnologías dentro del horario de trabajo.

Es necesario que el trabajador esté informado previamente de la posibilidad de que sus correos pueden ser revisados en cualquier momento por parte de la dirección y que para hacerlo, la empresa debe de tener una razón concreta que le lleve a esta situación (no siendo legal el acceso a los correos de empresa de los trabajadores de manera aleatoria como medida preventiva).

El despido disciplinario es la mayor sanción que se puede imponer a un trabajador dentro del poder de dirección que la legislación española otorga al empleador, sin embargo será el juez competente el que valore las circunstancias del despido, por ejemplo si ha habido reincidencia o una vulneración grave que ponga en peligro a la empresa; estas circunstancias fueron incluidas como anexo en la reciente sentencia de Estrasburgo como aportación del abogado de la Confederación Europea de Sindicatos.

Nos puedes seguir a través de las  redes sociales, visítanos en  Facebook (no olvides darle al me gusta) o Twitter y si quieres conocernos más a fondo tan solo tienes que pinchar aquí.